FANDOM


Ha pasado una semana desde que Ken fue reclutado por el ejército del Norte, y aún continuaba con las mismas ganas, pero... ¿Podrá seguir con esa determinación por siempre?

Trama del Capítulo: Editar

Como todos los días, a las 6 de la mañana entraba el cabo a despertar a los pequeños, algunos ya sin ganas hacen su mejor esfuerzo, por otro lado, el primero en levantarse era Ken.

Ken: ¡Bien! Otro día para entrenar. ¡Quiero esa recompensa! (Sonríe).

Todos fueron llevados hacía afuera, esta vez había un hermoso día soleado, perfecto para ir a un parque y sentarse bajo un árbol a disfrutarlo... algo que seguramente no harán estos niños.

General: Buenas, jóvenes. Les quiero comunicar que hoy será un día diferente, supongo que algunos se sorprenderán, o no, habrá que averiguarlo.

Algunos estaban alegres, pensaban que descansarían, o pasearía, o jugarían, o alguna actividad que cualquier niño haría. En eso, el cabo traía un enorme caja, la cual poseía ruedas para su transporte, de lo contrario sería imposible que un sólo hombre pudiera llevarla.

General: Esta es su sorpresa. (Abre la caja).

"¿Es nuestra tumba?" "¿La vamos a usar para jugar" "¿Qué hay dentro?" ... todas esas eran las preguntas más dichas por los niños al ver la caja. El cabo colocándose un guante, que parecía especial, mete la mano dentro y saca de allí a una pequeña lagartija.

Ken: ¿Uh? ¿Esa cosa van a cocinar para alimentarnos? (Curioso).

General: (Entro a reírse). No, joven, no... estas son crías de dragones, uno muy particular, que solamente se puede atrapar con ese guante. Serán sus nuevos compañeros allá afuera, si quieren confiar en alguien, confíen en ellos.

Ken: Uy, genial. (Contento).

El cabo comenzó a repartir guantes con un dragoncito en el, a varios niños les sorprendía y hasta le daba impresión; Ken, particularmente, le dio mucha ternura y hasta le había dado un nombre.

Ken: Te llamaré... ¡RYU! (Se ríe).

Todos los dragones parecían una pequeña nube negra y escurridiza, había que mantenerlos en el guante para que no se escapen, aunque se tendrían que acostumbrar a éste... por lo menos hasta que crezcan.

Niño: ¿Uh? ¿Le acabas de poner nombre? (Un poco sorprendido).

Ken: ¿Eh? Claro, si es mi compañero, le tengo que poner nombre. ¿No?

Niño: Jaja... cierto, aunque es un poco apresurado.

Ken: Umm... no importa. (Sigue mirando a su nuevo amigo, el cual se había puesto a dormir). Que tierno es.

Niño: Sí, un poco... aunque es raro que usemos este guante. ¿Se podrá tocar?

El cabo se acerca a escuchar la conversación de los dos jóvenes.

Cabo: Por eso mismo le dimos estos guantes, esta clase de dragones son "intangibles", como si fuesen un fantasma. El guante está hecho de un material que si puede tocarlos, algo sorprendente pero cierto, se recomiendan que los mantengan ahí o huirán.

Ken: Señor... ¿Cuál es la clase de este pequeño?

Cabo: Se le conoce como Sombra Eterna, solamente por su color.

Ken: Guau... ¡Genial, genial, genial!

Niño: (Piensa). ¿Qué le sucede a este niño? ¿Comerá mucha azúcar?

Ken: (Mira al joven). ¿Cómo te llamas?

Niño: Me llamo Nembley. ¿Y tú?

Ken: Que nombre raro... yo soy Ken.

Nembley: (Susurra). Hablando de nombres raros...

Los días pasaban, y los pequeños iban creciendo junto sus compañeros reptiles, algunos casos demostraban mejor resultado que otros... pero. ¿Qué se otra cosa se podría hacer en medio de una guerra?.

General: Si esto sigue así, los reclutas terminaran aplastados en el campo de batalla. (Dirigiéndose al cabo).

Cabo: Lo sé, general... además, para empeorar la situación, nuestras tropas cayeron al Oeste.

General: Nos vamos quedando sin soldados, y a ellos les falta mucho que aprender... (Suspira). Tendremos que acelerar el entrenamiento o resistir más.

Cabo: Ambas soluciones son muy difíciles de poner a prueba.

General: Intentemos con la primera, llévalos a los Bosques del Descanso.

Cabo: ¿Está seguro? Es un lugar bastante peligroso, con derrumbes, bestias y, tal vez, criminales.

General: Es perfecto para su primera misión.

Cabo: ¡Entendido!

Al otro día, exactamente al mediodía, luego de haber almorzado, los jóvenes fueron llevados al inicio del bosque.

Ken: ¿Habrá un picnic? (Sonríe entusiasmado). Porque me dio hambre...

Nembley: Acabas de comer... (La mira un tanto sorprendido).

Ken: ¿En serio? (Despreocupado).

Nembley: ¡¡Te comiste casi todo!! ¡¿Cómo no engordas?! (Molesto).

Ken: Ehhh... ¿Hay picnic?

Nembley estaba a punto de golpear a Ken, pero el cabo grito para que se pusieran firmes...

General: Esta será su primera misión como cadetes, en el centro del bosque hay un total de treinta frutas sobre un árbol cortado, cada fruta es para cada uno de ustedes, con ella podrán alimentar a sus dragones y ganar su confianza.

Ken: ¿No la podemos comer?

Nembley: ¡Que no!

Ken: Uffaaa...

General: Antes de que se marchen, debo advertirles que el bosque se encuentra lleno de amenazas y bestias, si salen con vida sabrán que el entrenamiento ha servido... sino... bueno, vean el lado positivo, más comida para sus compañeros.

Ken: ¡No le voy a dejar mi comida a nadie! (Sale corriendo con Ryu en mano).

La primera misión del joven Ken ha comenzado, sus únicas motivaciones para completarla son ganar la confianza de su dragón y no dejarle su comida a nadie. ¿Llegará al centro y regresará con vida?

Encuesta Editar

Califica el Capítulo 2 de Un Soldado entre la Oscuridad.
 
2
 
0
 
0
 
0
 
0
 

La encuesta fue creada el 19:39 11 abr 2017, y hasta ahora 2 personas votaron.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.